Cabildo El Hierro retira 227,5 toneladas de restos vegetales y reduce la emisión de gases

El área de Medio Ambiente, Residuos y Reciclaje del Cabildo de El Hierro ha desarrollado durante los últimos meses la campaña insular de retirada de restos de poda.

Estos trabajos se desarrollan en parcelas distribuidas por toda la geografía insular previa solicitud de autorización de quema de rastrojos por parte de sus propietarios, gestión que se lleva a cabo a través de la sede electrónica de la Institución, sede.elhierro.es

La campaña se desarrolla gracias al proyecto de empleo “Lucha contra el cambio climático en El Hierro” cofinanciado por el Servicio Canario de Empleo y el Ministerio de Trabajo y Economía Social y que se desarrolla en el Cabildo de El Hierro a través de las áreas de Empleo y Desarrollo Económico y de Medio Ambiente, Residuos y Reciclaje.

“La retirada de este material de poda ha logrado una disminución de la emisión de gases contaminantes a la atmosfera, así como la transformación de estos residuos vegetales en compost para la agricultura o cama del ganado, lo que contribuye a la lucha contra el cambio climático y favorece la economía circular”, recuerda la consejera insular de Medio Ambiente, Montserrat Gutiérrez.

En total, se han retirado unos 910 metros cúbicos de restos vegetales, lo que equivale a unas 227,5 toneladas, en un total de 45 parcelas de los tres municipios de la isla, 19 en Valverde, 19 en La Frontera y 7 en El Pinar, informan desde el área.

La quema de esta cantidad de restos de poda hubiera supuesto la emisión a la atmosfera de numerosos gases de efecto invernadero. Se hubieran emitido 0,6 toneladas de metano (CH4) y 0,006 toneladas de óxido nitroso (N2O) como gases directos que equivalen a unas 16 toneladas de CO2. Mientras que, como gases indirectos, se ha evitado la emisión de 12,74 toneladas de Monóxido de Carbono (CO); 0,23 toneladas de Óxidos de Nitrógeno (NOX); 0,15 toneladas de Óxidos de Azufre (SOX); 1,9 toneladas de compuestos volátiles no metano (COVNM) como el Butano, Propano y Etano y 0,16 toneladas de Amoniaco (NH3).

La quema de restos de poda tendrá que reducirse hasta un 20% antes del 2030, según la previsión del borrador del Plan Nacional Contra la Contaminación Atmosférica, elaborado por el Ministerio de Transición Ecológica, que marca objetivos de reducción de emisiones, tanto para el campo como para el resto de sectores.